viernes, 5 de agosto de 2016

Cultura Metro

Para cualquier extranjero, un viaje a través de El Metro de Medellín es una experiencia singular. Y si llega de un lugar donde este medio de transporte está presente, entonces las comparaciones son inevitables.

Pude comprobar que el Metro de Santo Domingo fue diseñado a su imagen semejanza. De hecho, ya en la capital dominicana se trabaja en la construcción del teleférico, lo que en la ciudad de la eterna primavera se le llama Metro Cable. Al igual que la primera etapa, este último proyecto es asesorado por técnicos involucrados al Metro de Medellín.

Sin embargo, hace falta encaminar a mis paisanos a esa Cultura Metro, que los medellinenses practican con naturalidad. Desde ceder asiento, hasta dar prioridad a los que salen, son acciones comunes, que ayudan a que, a pesar de las multitudes en horas pico, el flujo de personas sea rápido. Las embarazadas no tienen que pedir que las dejen sentar. Al momento de su entrada al vagón, son muchos los asientos que se desocupan. Lo mismo sucede con los enevejecientes y personas que muestran difucultad para mantener equilibrio, lo que demuestra el sentido de buen ciudadano.

Pero además, el arte vive en las estaciones. Informaciones de obras de teatros, conciertos, exposiciones pictóricas, les hacen sentir a los usuarios que el trayecto no detuvo su rutina. A eso sumemos el deleite que en una u otra estación se encuentra, y que va desde el perfomance de un joven músico, que puede estar en la entrada, hasta replicas de cuadros; por ejemplo los de Botero, vivo ejemplo de una marca ciudad.  


La inauguración del Metro de Medellín se da el 30 de noviembre de 1995. Este municipio es co-dueño del sistema, en conjunto con el Departamento de Antioquia. De las operaciones está a cargo la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá Limitada. Esta fue la primera experiencia de transporte masivo en Colombia, siendo en este momento el único sistema de su tipo en el país.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario