miércoles, 27 de julio de 2016

Del merengue que se respira en Barranquilla

Además del alto parecido con la ciudad de Santo Domingo, me ha sorprendido como el merengue se desplaza con naturalidad entre calles y paredes de Barranquilla…entre pasado y presente que abonan el entusiasmo de la gente. Los de mi generación conocen igual o más que muchos dominicanos los grupos merengueros. Los de generaciones anteriores aún vibran de emoción con los temas de Ángel Viloria. Todos lo sienten y no escatiman esfuerzos a la hora de despachar admiración, por el género o algún intérprete en particular.

Cuco Valoy y Johnny Ventura, que ante la percepción del barranquillero también son salseros, encarnan los ídolos por excelencia. Son conocidos por los adultos (en todas sus escalas) y por los más jóvenes. Respuesta clara ante aquella preferencia, lo constituye, entre otros factores, la plataforma de los carnavales, donde las orquestas dominicanas viajaban de manera regular, sobretodo en el decenio de los 80.

Sumergido en una reflexión junto al profesor Rafael Bassi Labarrera, este me comentó que lo más probable es que Shakira en algún momento pensó que la expresión “Baile en la calle de noche, baile en la calle de día” pertenecía al folklore barranquillero, pues este canto se hizo popular entre el ambiente carnavalero de su niñez, gracias a una versión de Cuco Valoy. 

En una interesante y extendida conversación con el escritor y gestor cultural Heriberto Fiorillo, este me confirmó el arraigo del merengue, lo que comprobé al recibir de sus manos un álbum musical dedicado al clásico tema Te Olvidé  de Antonio María Peñaloza: Yo te amé con gran delirio/ con pasión desenfrenada/ te reías del martirio/ te reías del martirio/ de mi pobre corazón.. 

La producción se hizo para conmemorar los 60 años de este tema que es símbolo del carnaval. En la misma parecen 19 temas más que aportaron al gozo de esta tradición popular, encontrándose A lo oscuro, de Ángel Viloria y su Conjunto Típico Cibaeño; Frutos de Carnaval, que Cuco Valoy, dedica al carnaval de Curramba (Barranquilla); además de una de las composiciones que ha sido enlace cultural entre República Dominicana y Barranquilla: La guacherna de Esthercita Forero, interpretada por Milly y Los Vecinos.


Con otras personas compartí impresiones, en la que muchas veces ellos iniciaban diálogos sin desperdicios. Es el caso del querido amigo Orlando Ruiz, quien recordó temas que habitan en su banda sonora emocional, grupos que en la tierra del merengue no tuvieron la difusión que obtuvieron en esta ciudad costera de Colombia.

Esos testimonios y otros me llevan a pensar en las fuertes raíces que, desde los años 50, ha echado el merengue en esta ciudad. Es parte del conjunto de vinculaciones directa entre los distintos lugares Caribe, el cual se manifiesta como un espacio único entre similitudes y diversidades.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario